TRONCOSO Y CÁCERES tiene una larga tradición de servicio y una cultura única enfocada al cliente y al desarrollo de los valores que forman la profesión jurídica. En toda su existencia ha colaborado activamente a la formación de jóvenes juristas dominicanos, fomentando iniciativas para contribuir al bienestar y desarrollo social de la República Dominicana.

"La firma se caracteriza por ofrecer a sus clientes soluciones prácticas e innovadoras"

Firmemente establecida como una de las principales firmas de abogados en la República Dominicana, TRONCOSO Y CÁCERES celebra sus primeros 100 años de práctica profesional continua, disfrutando de una excelente reputación, tanto en el mercado local como internacional.

La firma se ha caracterizado por ofrecer a sus clientes soluciones prácticas e innovadoras enfocadas a las necesidades de sus negocios, tanto para el desarrollo de sus actividades, como para la defensa de sus intereses o el aprovechamiento de las oportunidades existentes.




Nuestra cartera de clientes abarca desde negocios de único dueño, a grandes compañías locales en todas las industrias, inversionistas extranjeros y empresas multinacionales.

Brindamos asesoría en todas las áreas del derecho, contando con abogados especializados en diversas materias y altamente comprometidos con la excelencia, integridad y calidad en el servicio. Durante toda nuestra existencia, hemos mantenido liderazgo en la prestación de servicios a instituciones bancarias, compañías mineras, laboratorios farmacéuticos, empresas automotrices, complejos turísticos, industrias alimenticias, entre otras.

En el área de la propiedad intelectual e industrial, nuestra firma es reconocida mundialmente por ser pionera y líder en el país, así como por ofrecer el rango completo de la asesoría y representación necesaria para la óptima protección y defensa de estos derechos, tanto en la República Dominicana, como en otras jurisdicciones del área.

TRONCOSO Y CÁCERES es miembro exclusivo para la República Dominicana de TERRALEX, asociación que agrupa firmas de abogados independientes a nivel internacional, lo cual nos permite disponer de una red de relaciones consolidadas con abogados de otras jurisdicciones que asegura a nuestros clientes la cobertura de sus necesidades globalmente.

Así mismo, la firma y sus abogados son miembros destacados de la IBA y de las más importantes asociaciones de especialistas en propiedad intelectual, tales como la INTA, ASIPI, PTMG, FICPI y por supuesto, la local ADOPI.

Por su destacada trayectoria, la firma ha sido reconocida de forma continua, por las calificadoras de firmas de abogados de mayor rango, como Chambers and Partners, Latin Lawyer y la IFLR1000.





FUNDADOR

Manuel de Jesús Ulpiano Troncoso de la Concha (1878-1955).

FUNDADOR

Manuel de Jesús Ulpiano Troncoso de la Concha
(1878-1955).

El fundador de nuestra firma fue el abogado y político dominicano Manuel de Jesús Troncoso de la Concha. Conocido por activa presencia en los círculos intelectuales, fundó esta firma de abogados el 2 de marzo de 1915, bajo el nombre Oficina Troncoso. Se graduó de Licenciado en Derecho el 14 de abril de 1899 en el Instituto Profesional, nombre bajo el cual operó temporalmente la Universidad Autónoma de Santo Domingo, debido a razones políticas.

Dedicó gran parte de su vida al ejercicio del servicio público desde los tres poderes del Estado, así como en el estamento municipal. En el Poder Judicial sirvió como Juez Presidente del Tribunal de Tierras, del Tribunal de Primera Instancia, de la Corte Apelación y alcanzó a ocupar el puesto de Presidente de la Suprema Corte de Justicia.

Dentro del Poder Legislativo, fue Presidente del Senado desde 1943 hasta 1955. En cuanto a su rol dentro del Poder Ejecutivo, fue quizás el más activo, pues ocupó diversas posiciones gubernamentales, tales como Secretario de Estado de Justicia e Instrucción Pública, Secretario de Estado de Comercio e Industria, Secretario de Estado de Interior y Policía y Procurador General de la Republica.

Más aún, de 1940 hasta 1942 fue Presidente de la República Dominicana, previo a lo cual fue Vicepresidente del 1938 al 1940.

"Dedicó gran parte de su vida al ejercicio del servicio público desde los tres poderes del Estado..."


En el orden municipal, ocupó la posición de Alcalde de la Ciudad de Santo Domingo, presidente del Ayuntamiento de Santo Domingo y Presidente de la Junta Central Electoral. Además de su práctica profesional y de servidor público, sirvió como abogado de la Corte Internacional, y en la Universidad de Santo Domingo ocupó el cargo de Rector y de Decano de Facultad de Ciencias Jurídicas.

También fue miembro fundador de la Academia Dominicana de la Historia, ocupando la presidencia de su Consejo desde 1943 hasta 1954.